Mié, 19 de junio de 2024
Provinciales

La historia de la Escuela N° 520: Una institución abandonada y habitada por gallinas

Eliseo Cantero, oriundo del Paraje 24 y vecino cercano a la Escuela N° 520, relató con con nostalgia los tiempos pasados ​​en los que su comunidad era próspera. En su recuerdo, describe una colonia enérgica y floreciente, provista de secaderos, aserraderos, almacenes y cultivos de tabaco y yerba mate. Sin embargo, con el paso del tiempo, la falta de servicios básicos como la electricidad y el deterioro de los caminos llevado al declive de la colonia.

El desvanecimiento de la comunidad fue evidente en la caída de la matrícula escolar. El año 2022 marcó el cese de la llegada de alumnos y docentes a la Escuela N° 520. Eliseo recuerda el esfuerzo de una docente comprometida que, a pesar de las dificultades para llegar debido a la distancia y las condiciones del camino, enseñaba con dedicación. Sin embargo, agotada por las adversidades, finalmente renunció.

Actualmente, los hijos de Eliseo asisten a una Escuela Satélite, pero la precariedad del acceso se vuelve insuperable los días de lluvia, afectando seriamente su educación. Eliseo expresa su anhelo por el resurgimiento de la Escuela N° 520, donde ahora solo se observa la presencia de gallinas y chanchos, en contraste con el bullicio de niños que solía haber.

Los principales desafíos que enfrenta la comunidad del Paraje 24 se centran en el estado de los caminos, la carencia de servicios básicos como agua, electricidad e internet, así como la inseguridad. El acceso es tan complicado que incluso Eliseo se ve obligado a desplazarse en tractor.

El preocupante panorama educativo de la zona refleja la falta de preparación de los niños para continuar sus estudios secundarios debido a la carencia de una base educativa sólida. Eliseo teme que sus hijos, sin las herramientas básicas, estén destinados a trabajar en la chacra.

La comunidad del Paraje 24 anhela una mejora sustancial en los caminos, así como la llegada de servicios esenciales para revivir no solo la Escuela N° 520, sino también la vitalidad de una colonia que alguna vez fue próspera y activa.